Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Saltando La Barda Del Enojo.

Saltando La Barda Del Enojo

 

“Se llevò las manos  la cabeza y con una mirada profunda y un rostro desencajado me dijo….La verdad es que estoy que exploto y casi quisiera matarlo si pudiera. Mi enojo es increiblemente grande y luego de explotar, tengo que ir a pedirle perdòn a Dios, porque sè que no me debo enojar”.

Le dije: Y por què no te debes enojar?

Me mirò como si hubiese dicho una mala palabra y me dijo con energìa: “Pastor, Porque es pecado y Dios no quiere que yo me enoje.

Estas segura de lo que acabas de decir? Le preguntè y ella me contestò: Claro que si, la Bibia lo dice.

Le dije: Què tàl si saltamos la barda del enojo.  Y comencè a platicarle lo que hoy quiero compartir contigo.

 

 

Caminaremos por el sendero que nos ayudará a descubrir lo que podemos lograr si decidimos en el matrimonio a ir más allá del enojo y el rencor en nuestro matrimonio.
Encontraremos que no es fácil ir más allá del perdón pero con la ayuda del Señor lo lograremos.
Veamos algunas cosas que no podemos perder de vista:
•    El enojo no es malo en sì, es la forma como lo expresamos, porque el enojo es una emociòn y las emociones son un regalo de Dios a la humanidad.
•    El enojo sin resolver es considerado la mayor enfermedad matrimonial. Por eso muchos matrimonios estàn camino al divorcio, por no saber manejar estas situaciones internas.
•    El enojo mal manejado produce distancia, sabotaje y finalmente divorcio.
•    Hay un maravilloso poder en el  perdón y la  confesión para remediar el enojo.
“Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta. Proverbio chino.
ENOJO SIN RESOLVER ES LA PEOR ENFERMEDAD   MATRIMONIAL.

 

 

La Biblia claramente dice:

«Si se enojan, no pequen.»​l​ No dejen que el sol se ponga estando aún enojados,  ni den cabida al diablo.  Efesios 4:26-27.

La Biblia autoriza la expresiòn del enojo, porque .- Enojo es una emoción común y estamos expuestos a ello cada dìa- No podemos evitar no enojarnos y no deberíamos tratar de no enojarnos, ni negar o suprimir  esa emoción.

 

 

No es pecaminoso enojarnos y Dios espera que nos enojemos.  Porque es una emociòn, un regalo dado por Dios al ser humano y la Bibia nos habla de la ira de Dios.  Esta emociòn  es la convergencia de Temor, Frustración y sentimientos   heridos.  Algunas veces el temor o la frustraciòn se expresan a travès del temor o cuando hemos sido heridos.  Es un mecanismo de defensa instalado por Dios en el ser humano.

 

 

El enojo llega a ser pecaminoso si perdemos el control y lo seguimos alimentando o adoptamos una conducta vengativa hacía la persona que nos hirió. Entonces, nuestra reacciòn es el inicio del problema, no es en sì el enojo.  Por ello la Bibia no nos impide enojarnos, pero si examinar nuestras reacciones al enojo.

 

 

Alguièn lo dijo de esta manera: “ No me daña lo que la gente me hace, sino como reacciono a lo que le gente me hace”.

“La risa nos mantiene más razonables que el enojo”.  Duque de Levis

 

 

En el matrimonio encontramos mucho deterioro en las relaciones por no saber reaccionar a aquello que ha disparado nuestro enojo.  La mayorìa de matrimonios desesperadamente dan estos cuatro destructivos pasos en medio del enojo.

 

 

1.- Aislamiento del cónyuge.  Creemos que el aislamiento es la mejor arma, pero en realidad lo que hace es complicar el ambiente, ya que aumenta la brecha de separaciòn. Una cosa es decir: ¡” Dame tiempo, necesito procesar todo y cuando crea conveniente reanudamos el dialogo, lo cual es valido y otra es simplemente aislarnos.

 

 

2.- Incremento y apasionamiento de las disputas. Nos cuesta manejar las emociones y dejamos que la pasiòn, el fuego y las chispas quemen las buenas relaciones y en cenizas jamàs podremos resolver los conflictos.

 

 

3.- Disminuir o agredir verbalmente al cónyuge. Ya hemos hablado anteriormente del abuso verbal, pero necesitamos comprender que en los momentos de conflicto debemos concentrarnos en los hechos, sin agredir a la persona.  Podemos decir cosas como estas: “Me molesta cuando dice tal cosa” y otra cosa es decir: “ Es que tù eres un o una ….”. En este segundo caso estariamos agrediendo a la persona y eso distorsiona absolutamente toda la imagen de lo que venimos confrontando.

 

 

4.- Creencias negativas y venenosas hacia el cónyuge. El peor paso que crearìa un desajuste doloroso, es permitir en medio del conflicto que creencias negativas y llenas de veneno contaminen nuestro pensamiento.  Todos somos humanos y por consiguiente con defectos en nuestra vida.  Si en medio del enojo me concentro solo en lo negativo del cònyuge . el abismo entre los dos se acrecentarà.

“ Abre el ojo y te ahorraràs el enojo” Anònimo.

 

 

Cuando no resolvemos nuestro enojo en el matrimonio o familia eso produce efectos en por lo menos cuatro àreas bàsicas en la familia:

Espiritual: Cuando permanezco enojado eso extingue la luz de Dios en  nuestra vida y empezamos a caminar en tinieblas.

“El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad.  El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en su vida​d​ que lo haga tropezar.  Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver”.I Juan 2:9-11.

Yo no puedo desligar mi vida espiritual de la vida relacional  con mi familia.  La Vida Cistiana se caracteriza por ser tanto Vertical ( Relaciòn con Dios), como horizontal (Relaciòn con los demàs).

 

 

Emocional: El enojo crece en hostilidad, explosividad y amargura. Sabemos por experiencia propia, por la expetiencia con la familia o con amigos que la hostilidad y el resentimiento terminan afectando nuestras emociones. Somos  seres integrales. No podemos fraccionarnos.

 

 

Física:  Enojo incrementa el riesgo de un ataque al corazón, depresión  y otras enfermedad. La misma ciencia mèdica ha hablado del efecto que sobre el cuerpo se ejerce el mantener conflictos sin resolver.  Nuestros huesos se secan, usando la expresiòn bìblica.

 

 

Relaciones: Enojo hace que la intimidad sea un peligro y por ello nos mantiene distantes. Cuando nos alejamos del otro, el ambiente en las relaciones se enfrìa y terminamos en el matrimonio y en la familia  como si estuviesemos en un congelador. Las relaciones entre los seres humanos son viales, no son expiencias perifèricas, sino medulares.

 

 

Lo màs triste en materia de familia es que enojo sin resolver a lo largo del tiempo, produce un  Fruto Terrible: La epidemia del divorcio moderno.

El enojo pasa de generación en generación. Cuantos grados de enojo sin resolver entre una pareja se traspasan a los hijos, ya sea de ellos hacìa uno de los padres o entre los hermanos.

Investigadores sugieren que un 80 % de la segunda generación de divorcios son influidos directamente por el enojo sin resolver en el divorcio de sus padres. Esa epidemia necesitamos detenerla inmediatamene. No hay vacuna o medicina de farmacia para eso, pero si hay medicina o antibiotico a la luz de Dios y esas medicinas son el dialogo de gente madura y el perdòn.

 

 

COMO SALTAR LA BARDA DEL ENOJO.

Si queremos comenzar  a practicar en el matrimonio y en la familia la habilidad y destreza de saltar la barda del enojo, sin anular la capacidad dada por Dios para enojarnos necesitamos comenzar a tratar los sintomas.

“ Enojo raramente se expresa sin un argumento, pero raramente ese argumento es bueno” Halifax.

Síntomas que indican que es necesaria una acción restauradora en el matrimonio por causa del enojo.

 

 

El Primer sìntoma  se nota cuando usted o su cónyuge se cierra y no quiere hablar ni comunicarse  con el otro.  Esa luz roja no se puede ignorar. Asi como usted no ignorarìa una luz roja en el tablero de su carro de la misma manera es necesario detener el auto de nuestro matrimonio e indagar donde esta lo errado que enciende esa luz roja.

 

 

El Segundo sìntoma se nota cuando la tranquilidad marital es perturbada- Cuando no se siente  seguro de compartir sentimientos o expresar necesidad con el cónyuge. Ignorar, ser indiferente o peor insensible no mejorarà nada, sino que lo complicarà.

Con madurez, decisiòn, compasiòn y sensibilidad necesitaremos comenzar a dar los pasos necesarios para saltar la barda del enojo y asì no sentirnos acorralados en nuestra relaciòn de matrimonio y familia.

“ El enojo no hace que nada sea mejor, a excepciòn de la espalda del gato cuando hace un arco” Anònimo.

 

 

Cuando usted hiere a su cónyuge, confiéselo con humildad y repare el daño.  El orgullo humano se levanta para impedirnos reconocer, lo cierto de todo, es que al fallar en lo profundo de nuestro ser sabemos que hemos hecho mal.

 

•    Sea gentil- Un comportamiento suave echa fuera el enojo del cónyuge. La gentileza asi como el enojo es una expresiòn dada por Dios. Podemos estar enojados sin tener que perder la gentileza.

 

 

•    Tome toda la responsabilidad que le corresponde en el conflicto y no  puntualice las faltas del otro.  Si usted cree que su cónyuge tiene el  90 % de responsabilidad en el conflicto, recuerde que usted es 100 %  responsable de su 10 %, hágase responsable de ese 10 %.  Si nos quedamos esperando que sea el otro el que asuma responsabilidad por su 90 % quizàs esperaremos toda la vida, pero cuando asumimos nuestras responsabilidad por el 10 %, ese 10 % puede generar un milagro.

 

 

•    Cuando su cónyuge lo hiera, decida perdonarlo y suéltelo en manos del Señor.  El Perdòn es el poder milagroso del Señor en acciòn. Por eso Jesùs dijo en el Calvario: “ Padre, Perdonàlos, porque no saben lo que hacen”.  Al soltarlo en manos del Señor, usted también se libera de los efectos  corrosivos del enojo y la amargura que envenenan su vida.

 

 

•    No deje que Satanás tome ventaja y le cobre usted y a su matrimonio.   Actué rápidamente y repare la relación rota. Un descuido en esto de manejar correcto el enojo, podrìa iniciar un infecciòn que podrìa acangrenar la relaciòn del matrimonio.  Mantener el enojo y rehusar perdonar es cómo comprar veneno para matar la rata, matarla y luego vivir con la hediondez el resto de la vida.

 

 

•    Podemos con la yuda del Señor saltar la barda del enojo y crecer como individuos.  Crecimiento personal no està aislado de la relaciòn con otros. Los conflictos en el matrimonio son como los obstàculos en la pista de carrera de los matrimonios.  Los obstàculos nos ayudan a desarrollar mùsculos emocionales y espirituales que nos permitiràn llegar a la meta como campeones de la vida.

 

 

PREGUNTAS DE REFLEXIÓN:

1.- Cuando fue la última vez que usted estuvo enojado y cómo manejo en esa ocasión el enojo.  Lo manejo bien o mal.  Si lo hizo mal, que hizo para reparar el daño?

2.- Cuál es la médula de los pasajes Efesios 4:26-27 y I Juan 2:9-11 y cómo aplicarías estos versos  a tu vida hoy para crecer en gracia y madurez?

3.- Escriba los nombres de personas a quienes usted necesita y confesar sus faltas porque fueron heridos con sus acciones y cómo cree que podría acercarse a            ellos?.
4.- Escriba para su uso personal los nombres de las personas a quien usted  necesita perdonar porque ellos le hirieron.

Dr. Serafìn Contreras Galeano.
www.serafincontreras.com

Miembro de la Asociación Américana de Consejeros Cristianos.