Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Corazón Con Pasión

Corazón Con Pasión

Vi al Hermano Lorenzo por primera vez el 3 de Agosto de 1666. Me dijo que Dios le había hecho un favor singular cuando se convirtió a la edad de dieciocho años. En esa visita ví un Corazón Con Pasión.

 

Durante el invierno, viendo un árbol despojado de su follaje, y considerando que dentro de poco tiempo volverían a brotar sus hojas, y después aparecerían las flores y los frutos, el Hermano Lorenzo recibió una visión de la Providencia y el Poder de Dios que nunca se borró de su alma. Esta visión lo liberó totalmente del mundo, y encendió en él un gran amor a Dios.
Tan grande fue ese amor, que no podía afirmar que hubiera aumentado en los cuarenta años transcurridos desde entonces. El Hermano Lorenzo dijo que había servido a M. Fieubert, el tesorero, pero con tanta torpeza que rompía todo. Deseaba ser recibido en un monasterio pensando que allí podría cambiar su torpeza y las faltas que había cometido por una vida más despierta. Allí ofrecería la vida y sus placeres como un sacrificio a Dios, pero Dios le había desilusionado, porque lo único que había encontrado en ese estado era satisfacción.
Deberíamos afirmar nuestra vida en la realidad de la Presencia de Dios, conversando continuamente con Él.

 
Sería algo vergonzoso dejar de conversar con Él para pensar en insignificancias y tonterías. Deberíamos alimentar y nutrir nuestra alma, llenándola con pensamientos enaltecidos acerca de Dios, y eso nos colmará del gran gozo de estar dedicados a Él.
Debemos acrecentar y dar vida a nuestra fe. Es lamentable que tengamos tan poca fe. En lugar de permitir que la fe gobierne su conducta, los hombres se entretienen con devociones triviales, que van cambiando diariamente.
El Hermano Lorenzo decía que el camino de la fe es el espíritu de la iglesia, y que es suficiente para llevarnos a un alto grado de perfección. Y que deberíamos entregarnos a Dios tanto en las cosas temporales como en las espirituales, y buscar nuestra satisfacción solamente en el cumplimiento de su voluntad, ya sea que Él nos conduzca a través del sufrimiento o lo haga a través de la consolación. Todo debería ser igual para un alma verdaderamente entregada a Él.

 
Decía que necesitamos fidelidad en la oración en momentos de sequedad espiritual, de insensibilidad y de tedio, cosas éstas por medio de las cuales Dios prueba nuestro amor a Él; esos momentos son propicios para que hagamos buenos y eficaces actos de entrega, actos que uno debería repetir frecuentemente para facilitar nuestro progreso espiritual.
El Hermano Lorenzo decía que aunque diariamente oía acerca de las miserias y los pecados que hay en el mundo, él estaba muy lejos de sorprenderse de ellos; que, por el contrario, estaba sorprendido de que no hubiera más maldad, considerando las iniquidades de que eran capaces los pecadores.

 
Él, por su parte, oraba por ellos. Pero sabiendo que Dios podía remediar el daño que ellos hacían cuando a Él le pluguiera, él no se dejaba vencer por preocupaciones como éstas.
Él decía que para llegar a la entrega que Dios requiere de uno, debemos vigilar atentamente todas las pasiones que se mezclan tanto con las cosas espirituales como con aquellas que son de una naturaleza más burda. Si verdaderamente deseamos servir a Dios, Él nos dará luz con respecto a esas pasiones.

Al final de esta primera conversación, el Hermano Lorenzo me dijo que si el propósito de mi visita era discutir sinceramente sobre cómo servir a Dios, podría ir a verle tantas veces como quisiera, sin temor de ser molesto. Pero si no era así, entonces no debía visitarlo más.
Un corazón abierto a Dios se mide por la pasión que tiene para estar con El.

Autor Anónimo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *