Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Hoy te amaré

El Señor es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fuí ayudado. Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré? Salmo 28:7

Hoy, recuerdo con alegría el día que en angustia mi alma se debatía, en mi desesperación levanté mis ojos al cielo y junto con mis ojos , todo mi corazón. Ya fuerzas no tenía, pero con el poco aliento que aún permanecía, te Dije: Oh, Dios, ya no puedo, ayúdame….y fue en ese momento que sentí lo que nunca antes había sentido….tu amor comenzó a fluir e inundar todo mi ser… En medio de la turbacion….fuiste refugio para mí y escudo en medio de la batalla más cruenta que jamas he vivido.

Como no he de exaltarte hoy. Este es el nuevo día que me das….Sin duda habrá turbaciones, tormentas, batallas campales y sin misericordia, pero la satisfacción que siento es que nuevamente serás mi refugio y mi escudo.

Mi corazón puede confiar en ti….y se que jamás será avergonzado—Como diste ayuda ayer…me la darás hoy. Cuando mi corazón está reposado en ti…entonces puede salir el cántico de mi alma. Es un canto de seguridad. Señor…Hoy, con confianza , seguridad, amor…devoción y profundo respeto puede cantarte.

Eres mi mayor anhelo..mi gran necesidad..Eres tú oh Dios….todo mi existir.

Este día es una nueva oportunidad para ver tu gloria, amor y majestad llenando mi existencia.

Contigo hay bastante y suficiente razón para vivir.

Has cambiado mi lamento en baile; desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. Por tanto, a tí cantaré gloria mía y no estaré callado, Señor Dios mío te alabaré para siempre. Amén.