Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

La Tierra Que Ora.

La Tierra Que Ora

“Y fue el hombre un ser viviente”.  Génesis 2:7

 

Un Ser Viviente – Del polvo hizo Dios el cuerpo que animó con Su aliento – un hombre manifiestado como “nefesh”.  Aquí hay más de lo que crees.  El Mishná (enseñanzas específicas que los rabinos usualmente transmitían por medio de la memorización oral) usa un sinónimo para “nefesh”.

 

La palabra es “mav`eh”, derivada de la raíz “ba`ah”, un verbo que significa, “preguntar, buscar, solicitar como en oración.” El rabino Scherman comenta, “En otras palabras, el Talmud define al hombre como `la criatura que ora.” Adicionalmente, el Talmud enseña que aún ‘nefesh’, el alma que contiene vida, es sinónimo de oración.

 

¿Qué sucedería a nuestros pensamientos si tradujéramos éste versículo sobre la creación del hombre cómo, “y el hombre fue manifiesto como ser de oración?”  ¿Comprenderíamos súbitamente que somos humanos solo en la medida que permanezcamos enfrascados en una relación con el Creador? ¿Qué es la oración si no la esencia del yo en contacto con Él?

 

Si voy a convertirme en humano, debo moverme en la dirección hacia el diseño divino en mí.  Eso no sucede por casualidad o por piloto automático.  Debo decidir convertirme en humano.  Eso esencialmente es lo que significa tener libre albedrío, ser capaz de escoger.

 

Puedo moverme hacia el diseño implantado en mí por Dios, ó puedo alejarme de Su diseño, forjando una creación auto-diseñada con propósitos muchos menores.  Estoy equipado para manifestar el diseño de Dios.  Él  asegura que no carezco de nada para éste proyecto.  Pero cumplir la tarea de convertirse en humano requiere conexión continua con el Creador.

 

Mi humanidad depende completamente en cómo se manifiesta Su vida en mi “nefesh”.  Por lo tanto, la oración (en todo su amplio significado hebreo) es el ingrediente absolutamente necesario para llegar a ser lo que Dios tiene como intención que sea.   El hombre que no ora pronto no será hombre.

 

La oración existía antes de la Caída.  La tierra-hecha se comunicaba con el Creador y en el proceso recibió el propósito, balance é instrucción que realzaba la vida en el mundo caído. La oración es aún mas importante, no porque ahora nos acercamos al Señor con solicitudes sino porque el mundo mismo está bajo el poder é influencia de los inhumanos.

 

Los sistemas de éste mundo están diseñados para removerte de una relación con tu Creador.  Cualquier cosa auto-motivada nos lleva a comportamiento inhumano.  Encontramos la verdadera humanidad en la sumisión humilde al Creador.  En la medida que me acerco más a la obediencia desinteresada, me convierto en más humano.

 

¿Cómo lo sé? Porque Dios se manifestó a Si Mismo en Su Hijo y demostró cuál es la apariencia de un verdadero humano.  Es exactamente como Jesús, absolutamente devoto a la voluntad del Padre.

 

Existe un sólo modelo de ser humano.  Ese modelo es Jesús.  Si deseo ser humano, sólo necesito verlo para vislumbrar lo que significa el humanismo.  Ahora sabes porque Jesús pasó horas en oración.  Sabía que ser humano significa permanecer conectado a la fuente de Vida.

 

No pasaba de rodillas rogando al Padre por bendiciones, poder ó instrucciones.  Estaba en compañía del Padre disfrutando el ser plenamente humano. ¿No añoras eso tú también?

 

Dr. Skip Moen.
www.SkipMoen.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *