Cómo Tratar A Una Mujer

Hemos llegado a una etapa de la historia de la humanidad en que los hombres y las mujeres se ven casi iguales y se tratan igual de tu a tu. Muchos se relacionan con responsabilidades compartidas de acuerdo a conveniencias, pero no de acuerdo al diseño de Dios.

 

La imagen del “unisex” es cada día más evidente y se pretende llevar la relación del hombre y la mujer a un estado de igualdad absoluta.
 
Como consecuencia, cada día los hombres son menos caballerosos y las mujeres menos femeninas. Es muy desagradable ver algunos hombres tratar descortésmente a las mujeres como si fueran hombres y ver algunas  mujeres irrespetar a los hombres y menospreciarlos por cualquier razón.

 

Génesis 2:18 Después dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él. 
Cuando Dios como Creador de la humanidad diseñó a la mujer, la hizo con características muy especiales para que fuera el complemento perfecto para el hombre que había creado.

 

La creo con una estructura corporal muy diferente, y con capacidades sensoriales y emocionales muy diferentes al hombre.
 
Para Dios hombre y mujer valemos exactamente lo mismo, pero ÉL habla en Gen 2:18 de una función específica.  Dios le asignó a la mujer como primera función, ser la ayuda idónea de su esposo para cumplir el propósito de la vida.

 

Una ayuda idónea es la mejor consejera en todas las decisiones de la vida.
 
1 Pedro 3:7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

 

Vivir con ellas sabiamente quiere decir a la manera de Dios, o sea viendo a la mujer como un ser hermoso y maravilloso que necesita sentirse amada, atendida y valorada constantemente.
 
Dios ordena al hombre a dar honor a la mujer como a “vaso más frágil”. El diccionario de la RAE explica el honor como una cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo.

 

O sea que se manda a los hombres a cumplir el deber de tratar a la mujer con ternura, para protegerla y servirla con amor.
 
Dice también que se le debe dar honor a la mujer como a coheredera de la vida. Significa que en el diseño de Dios ambos cónyuges van a compartir juntos todas las bendiciones y la provisión en iguales condiciones. No importa quien aporte más materialmente al hogar, ambos cónyuges son co-participes de todo.

 

Cuando un hombre trata a una mujer a la manera de Dios, está honrando a Dios y va a obtener una ayuda idónea excelente, una compañera ideal para compartir las cosas más hermosas de la vida.
 
1 Cor 11: 7 El varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.

 

La Biblia enseña que al varón se le asignó la misión de representar la imagen y la gloria de Dios a la mujer; eso quiere decir que al hombre le corresponde reflejar el amor, ternura, bondad, misericordia, paciencia y un liderazgo espiritual a su mujer. Entonces se verá una mujer completa, reflejando la gloria del varón en su máximo esplendor y cumpliendo su misión de ayuda idónea con excelencia.

 

Efesios 5:28: El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.
Recuerda que tu Matrimonio y tu familia es el Tesoro más valioso que Dios te ha dado. ¡Cuídalo!

Luis Y Hannia Fernandez

www.libreparaamar.org


Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

avatar

Similares: