Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Animalia.

Hombre y mujer los creó. Génesis 1:27

 

Hombre y Mujer – La diferencia entre los seres humanos y los animales es tan importante a toda nuestra perspectiva no puede sobrestimarse. El mundo enseña que somos meramente una evolución mayor del animal, sin distinción en origen o esencia. La Biblia tiene una perspectiva muy diferente.

 

 

La Biblia no debate la teoría de evolución propuesta. Simplemente no es importante desde la perspectiva bíblica. Lo importante es la conexión deliberada entre el Hombre y Dios. No existe duda sobre nuestra conexión con el resto de la creación. Somos hechos de la misma cosa que la tierra. Pero nota que Dios forma al hombre de la tierra, no de la cadena animal.

 

 

Dios anima esa conexión terrenal con Su propio aliento. El hombre es el único ser creado con un vínculo interno entre el cielo y la tierra. Ser humano es reconocer, nutrir y exhibir esta relación dual.

 

 

La Biblia dice que el Hombre fue creado hombre y mujer. Esto también es muy importante. Aunque es evidente que el género es parte de las otras órdenes de creación, la Biblia solo hace un punto deliberado sobre género cuando habla de los seres humanos. ¿Por qué? ¿Por que no solo decir (como las otras creaciones) que el hombre fue creado según su clase?

 

 

La Biblia especifica el género del hombre porque el sexo es sagrado. No es como el instinto reproductivo de los animales. La sexualidad humana tiene componente espiritual. Claro que es posible ignorar el componente y actuar como animales, pero esa no es la manera en que fuimos creados. Cualquiera que dedique tiempo a leer sobre la creación cuidadosa y deliberada de la mujer sabe que su creación no se enfocó en reproducción.

 

 

Hombre y mujer juntos trae algo vital al plan de Dios. Nahúm Sarna señala que la sexualidad humana está en un plano completamente diferente que la sexualidad entre los animales. Es un regalo de Dios. Comprendido y ejecutado apropiadamente, solo puede ser espiritual y bueno. Así lo hizo Dios. Sarna señala que esta es la razón por la que la perversión sexual ofende a Dios. La perversión es la corrupción de la naturaleza del Hombre, la degradación del hálito de Dios en forma humana.

 

 

La palabra hebrea para hombre y mujer son “zakar” y “neqevah”. El pictógrafo para hombre es la combinación de arma, mano abierta y persona. Quizás las imágenes nos dice que el hombre es o amigo o enemigo. Su naturaleza es proveer y defender. “Neqevah” dibuja la imagen de sostener la vida final en la casa.

 

 

La mujer es la fuente final de vida en la casa. Ella continúa el legado. Estos roles son parte del diseño hebreo. El hombre y la mujer provocan juntos el plan de redención de Dios. Recibe juntos la tarea de multiplicarse, guardarse y guardar la tierra. Juntos deben provocar que la imagen de Dios recaiga sobre el resto de la creación. Son sus regentes juntos. Ninguna de estas tareas, incluyendo la procreación, son acciones animales.

 

 

Dios nos hizo diferentes. La teoría evolucionista intenta igualar a los seres humanos. Dios no lo ve así. Estamos conectados, pero no somos contiguos. Nuestra vida no ha evolucionado. La verdadera implicación del pensamiento darwiniano es la devolución, la transferencia y reducción del aliento divino en respiración natural.

 

 

Una vez que comenzamos a deslizarnos en ese camino, todas las intenciones de Dios se reducen a necesidad de sobrevivencia. Nos convertimos en animales si lo intentamos, pero la intención de Dios es que seamos humanos – y Él está ansioso de ayudarnos en ese proceso.

 

 

Hoy puedes regocijarte en tu humanidad y tu sexualidad. Dios te hizo. Tu respiración es Su señal de cuanto significas para El. Hoy puedes ser más humano que ayer respirando un poco más profundamente. Inhala toda esa bondad.

Dr. Skip Moen
AtGodsTable.com.