Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Abusadores Sexuales En La Iglesia?

 Abusadores Sexuales En La Iglesia?

 

Estos y otros interrogantes fueron resueltos por el pastor argentino José Luis Cinalli, director del ministerio Placeres Perfectos; el cual se encarga de brindar ayuda a familias y personas en temas matrimoniales, sexuales, de educación de los hijos y relacionados con relaciones interpersonales.
Para este ministro, el abuso sexual a menores es un flagelo que merece toda la atención social y debe ser combatido con la mayor cantidad de herramientas disponibles, pues este delito se extiende cada vez más, incluso, dentro de la Iglesia Cristiana.
¿De dónde nace su preocupación?
Uno de cada tres menores en América Latina es abusado sexualmente antes de cumplir su desarrollo puberal. Según Unicef, dos millones de nuevos casos se agregan a los existentes en un año.
Esto quiere decir que por hora, 224 infantes son sometidos a prácticas sexuales indeseadas; por cada minuto, 4 niños se convierten en víctimas. Cada 15 segundos en nuestro continente, es abusado un niño.

Abuso sexual no es solo con niños, sino de todo líder que aprovechando su posición de liderazgo conquetea con muejeres u hombres creyentes de la iglesia donde el abusador en líder.
¿Qué conductas se pueden considerar como abuso sexual?
Hay abuso sexual tanto por contacto físico, como sin él. Dentro del primer grupo, se encuentra el ´manoseo´, toque con malicia, relación sexual completa, relación oral, vaginal y anal.
La gente cree que abuso es solamente penetración o violación, pero la inmensa mayoría de las personas abusadas no son violadas.

 

La gente cree que si no hay violación, entonces no hay consecuencias; pero todo depende de cómo lo vivencia el niño. Las consecuencias pueden ser tan graves o más, si un niño se ha tocado, o si se ha violado.
Una persona puede ser abusada sin ser tocada; eso se llama abuso sin contacto físico. Por ejemplo, cuando a un niño se le expone a material pornográfico; a él nadie lo toca, pero es abuso, al igual que cuando se sostienen conversaciones con el menor de alto contenido sexual, cuando se le muestran los genitales al menor, cuando se le pide al niño mostrar los suyos. Un sinfín de posibilidades.
¿Qué tan preocupantes pueden llegar a ser las cifras de abuso infantil entre los cristianos?
Mucho. Nuestra encuesta dice que el 41% de las personas dentro de la iglesia han sido abusadas o han tenido experiencias sexuales negativas durante su niñez o adolescencia y el 94% de las personas abusadas, lo han sido por una persona que el niño conoce; puede ser familiar, vecino o amigo. Según la encuesta, dentro de este grupo de victimarios, hay algunos que se consideran a sí mismos, cristianos.
Este es un estudio que se realizó con rigor científico durante dos años de investigación con jóvenes entre 12 y 35 años; el ejercicio fue confidencial y anónimo; las personas que participaron lo hicieron con honestidad. Todos nos han confesado quiénes los habían abusado y las encuestas fueron realizadas solo con personas cristianas activamente activas en sus iglesias.
¿Cuál es la ficha técnica de la encuesta?
Hemos publicado todos los resultados y procesos en un libro que se titula, “La Iglesia al Desnudo”. Todo lo que se necesita saber sobre la encuesta, está allí. Se realizaron 70 preguntas y el tema de abuso sexual es solo una parte de toda la investigación.
Usted propone que la víctima potencial puede prevenir el abuso, ¿Cómo sería esto posible?
Estamos trabajando en una campaña que hemos denominado: “Todos contra el abuso infantil”; la cual está orientada a niños muy pequeños (entre 2 y 8 años).

¿Qué trato se le debe dar a los abusadores dentro de la Iglesia Cristiana?
El abusador sexual generalmente no se arrepiente, además tiene conductas repetitivas. Siempre que se conozca un caso, debe denunciarse. La gente va a pensar, “bueno, pero somos pastores cristianos y debemos caminar en amor”; Por eso es necesario tener claro que la denuncia no se hace por venganza, ni por revancha; No se hace para ´estar a paces´, sino como responsabilidad social de cuidar a nuevas posibles víctimas.
Los abusadores sexuales a menores son personas que generalmente reinciden. Son muy pocos los casos en los que después de una confrontación, el abusador asume una actitud de auténtico arrepentimiento. Que se restaure espiritualmente, pero que cumpla la condena civil a la que tuviere lugar. Eso hace parte también de la restauración.

 

Es tiempo de romper el silencio. A veces se calla por temor a denunciar a un creyente o por no dañar la reputación de un líder, pero en realidad el mayor daño se hace al callar. Exponemos a las personas inocentes y los abusadores tienen la habilidad de esconderse y no asumir responsabilidad en la vida.

 

Necesitamos proteger a los niños, a nuestros jóvenes o a los creyentes que inocentemente pueden ser arrastrados en un torbellino sin fin.

Si haz sido objeto de abuso sexual estamos para servir. Damos Terapia Pastoral para ayudarte a enfrentar la situación vivida. Escibe a: [email protected]

Dr.Serafín Contreras Galeano.

Profesional Pastoral en Adicción sexual.

Certificado por el Instituto Profesional

Internacional del Trauma y Adicció. USA

Certificado en prevención de abuso sexual Infantil

de Placeres Perfectos. Argentina.

Save