Valorar lo que tienes no es sencillo en un mundo donde parece que siempre debes buscar más. La mayoría está enfocada en todo lo que no tiene: cosas materiales, relaciones interpersonales hasta la belleza ideal…
Esperamos grandes cosas y nos fascinan los milagros, pero olvidamos que nuestra vida ya nos ofrece pequeños regalos que otros desearían. Creo que hay más gente preocupada por contar todas las cosas que le faltan que por saborear lo que la vida les da. ¿Y tú?, ¿has aprendido a valorar lo que tienes o vas esperando momentos e ideales?
Descubre los tesoros de tu vida
¿A qué cosas prestas atención en tu vida? Muchos se concentran y añoran objetos materiales que parecen brillantes en la distancia pero que una vez que los tienen no aportan nada.
A veces damos por un derecho lo que por gracia y misericordia hemos recibido, pero no, son regalos de Dios y de la Vida.
La vida ni Dios nos deben nada.

Cuando no se valora lo esencial de la vida, terminaremos quejándonos, protestando o exigiendo más y más.
Nosotros somos los que estamos en deuda
Has clic acá para ver este vídeo con el desaparecido trovador argentino Facundo Cabral sobre este tema.