Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Caminando Con El Amado En El Jardín.

Caminando Con El Amado En El Jardín

Mi amado descendió a su huerto, a las eras de las especias,  Para apacentar en los huertos, y para recoger los lirios.

Cantares 6:2.

Recuerdo hace 54 años cuando rendí mi vida  a Cristo la paz que inundó mi alma. Asistía a una iglesia donde la oración era un aspecto fundamental para todos quienes asistíamos.  Uno de los primeros himnos que aprendí y disfrutaba cantar porque era como una invitación del amado para la oración era este: A solas al huerto yo voy,
Cuando duerme aún la floresta;

Y en quietud y paz con Jesús estoy
 oyendo absorto allí su voz.

Él conmigo está puedo oír su voz,
Y que suyo dice seré;

Y el encanto que hallo en él allí,
Con nadie tener podré.

Cada vez que lo cantaba me imaginaba un hermoso jardín, lleno de flores, árboles frutales, césped intensamente verde como una alfombra desplegada a nuestros pies. Y digo a nuestros pies, porque me imaginaba caminando entre el jardín con Jesús quién amorosamente me escuchaba, mientras yo lo adoraba y le abría mi corazón como una flor tierna e inmensamente sedienta de su amor.

Desde mi Conversión fui enseñando por la Iglesia y por mis primeros padres espirituales que la oración era como un jardín de encuentro sublime.

“Cada persona, en su existencia, puede tener dos actitudes: construir o plantar. Los constructores un día terminan aquello que estaban haciendo y entonces les invade el tedio. Los que plantan a veces sufren con las tempestades y las estaciones, pero el jardín jamás para de crecer.”  Paulo Coelho

 

Ese jardín jamás ha parado de crecer y esos encuentros se siguen manteniendo. Caminar con el amado es la más ricas de las experiencias que un ser humano puede experimentar.

Los quebrantos secan la mente, los dolores estrujan el alma, las crisis son como veranos desérticos, pero el jardín jamás se seca porque la oración es como lluvia que calma el dolor intenso del corazón para abrir la puerta a un encuentro de corazón a corazón con el amado.

“He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la intensidad de todo lo que existe”. José Ortega Y Gasset

Como lo dice José Ortega y Gasset tengo que reducir mi mundo a mi jardín (yo pienso en el jardín de la oración) porque allí y solo allí veré la intensidad de todo lo que existe. Sin embargo en muchos este jardín se está secando.

D.L. Moody uno de los líderes conservadores y respetados de los Estados Unidos dijo en uno de sus últimos sermones: “ Miren como Él vino en el día de Pentecostés. No es carnal orar para que él venga nuevamente y que el lugar sea conmovido.  Creo que Pentecostés no fue sino un día ejemplar.  Pienso que la Iglesia ha cometido este lamentable error de que Pentecostés fue un milagro que nunca va a repetirse.  Yo también pensaba que Pentecostés era un milagro que no iba a repetirse.  Ahora creo que si miramos al Pentecostés como un día ejemplar y comenzamos a orar, deberíamos tener el antiguo fuego Pentecostal aquí en Boston.

El Jardín está marchito o simplemente está solitario. Quizá no está solitario, porque el Amado está paseándose en mi búsqueda. Me encuentra? O acaso estaré corriendo en todas mis presiones y angustias. Es fácil cambiar la quietud del Jardín por el ruido de las calles y las oficinas atestadas y delirantes.
“Con un farol pasea en el jardín, sufre al ver morir la primavera”.  Yosa Buson.

Las aves lo esperan a él cada mañana en el jardín por eso le cantan eufóricamente. No hay nada que llene tanto como la quietud del jardín y el suave murmullo de su voz en la soledad.
No hay desastre más grande en la vida que dejarse sumergir en la irrealidad.  Y la verdad es que mucho de lo que sufrimos nos es un asunto de realidad sino de irrealidad que nos ahoga porque nuestras percepciones nos han robado la realidad. La realidad siempre está en el huerto de la oración.

Venimos cargados, tristes y debilitados y mientras caminamos con él en el jardín su paz nos inunda y el espíritu se reconforta. Salimos del jardín con el mismo problema pero la percepción espiritual es otra.
“Quisiera tener un jardín, una casita, hierba, animales, libros, cuadros, música. Y sacar de todo esto lo que quiero escribir; expresar todas estas cosas… Quiero vivir la vida cálida, anhelante, viva, tener raíces en la vida, aprender, desear, saber, sentir, pensar, actuar, eso es lo que quiero, a donde debo tratar de llegar”.  Katherine Mansfield.

Katherine dice que quiere tener un jardín….pero en realidad ya lo tenemos y es el mejor de los jardines.
Qué hay en el jardín de la oración? Fuentes de agua viva , las mismas aguas de las cuales Jesús dijo que quien que creía en él de su interior correrían ríos de agua viva. Quietud la misma quietud que nace del trono del Señor, capaz de calmar las tormentas internas con una poderosa voz de “Calla..Enmudece”.

Viento..el dulce viento del Espíritu que calma la temperaturas irreales de nuestros quebrantos internos.  Lluvia fresca como rocío, el rocío que refresca y promete un día diferente..y sobre todo..Él….El Amado..el Maestro y el Señor que nos espera con amor silencioso.

“La risa es como un rayo de sol, todo de oro puro, no hay otro jardín como el del amor”.  Konstantinos Kavafis.

Oh Dulce Jardín…Oh Dulce Señor.
Me esperan en la tierna mañana
Cuando la luna se duerme
Y el Sol se levanta.
Oh Dulce Jardín..Oh Dulce Señor
Me llenan..me llenan
Con el aliento divino que gotea.
En la oración.
El Jardín me espera y el Amado en el.  Dulce oración..Dulce oración es como un capullo de flor. Se abre..Me invita…me atrae  y me encanta.
Si no bajo hoy al jardín terminaré secando mi alma y en la sequía diré como el salmista:
“Dios, Dios mío eres tú;  De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas”. Salmo 63:1.
Las flores a las personas ciertos ejemplos les den; que puede ser yermo hoy el que fue jardín ayer. Luis de Góngora.

Vamos te invito hoy a encontrarnos con el Amado en el Jardín-.

!!La voz de mi amado! He aquí él viene Saltando sobre los montes,  Brincando sobre los collados. Cantares 2:8.
Serafín Contreras Galeano.
www.serafincontreras.com

Haz clic acá para ir al video con el himno: A solas al huerto yo voy:–>>

 

 

Latest Comments
  1. ibone gutierrez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *