Es más satisfactorio ocupar el primer puesto como Conductor de camiones que el décimo como Ejecutivo.

 

Ningún título o cargo puede convertirnos en algo que no somos, ya sea en cuestión de talento, habilidad o capacidad.

 

La reputación se logra de adentro hacia afuera.
Uno hace que su trabajo sea importante y no es el trabajo el que lo hace importante a uno.

 

Proverbios 13:4
El perezoso ambiciona, y nada consigue; el diligente ve cumplido sus deseos.

 

Romanos 12:11
no seáis perezosos en lo que requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor,

 

Colosenses 3:23
Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres,

 

Génesis 37:35
Y todos sus hijos y todas sus hijas vinieron para consolarlo, pero él rehusó ser consolado, y dijo: Ciertamente enlutado bajaré al Seol por causa de mi hijo. Y su padre lloró por él.

 

1 Samuel 10:7
Cuando estas señales te hayan sucedido, haz lo que la situación requiera, porque Dios está contigo.

 

Job 21:13
Pasan sus días en prosperidad, y de repente descienden al Seol.

 

Salmos 6:5
Porque no hay en la muerte memoria de ti; en el Seol, ¿quién te dará gracias?

 

Eclesiastés 9:5
Porque los que viven saben que han de morir, pero los muertos no saben nada, ni tienen ya ninguna recompensa, porque su memoria está olvidada.

 

Eclesiastés 11:6
De mañana siembra tu semilla y a la tarde no des reposo a tu mano, porque no sabes si esto o aquello prosperará, o si ambas cosas serán igualmente buenas.

 

Isaías 38:10
Yo dije: A la mitad de mis días he de entrar por las puertas del Seol; se me priva del resto de mis años.

 

Isaías 38:18
Pues el Seol no te expresa gratitud, ni la muerte te alaba. Los que descienden a la fosa no pueden esperar tu fidelidad.

 

Cuida tu reputación porque es llave que te abre las puertas del mañana.

Con amor de Serafín Contreras Galeano.

www.serafincontreras.com