Serafin Contreras Galeano

Ministerio Renuevo de Plenitud

Relación con Dios.

Oración Poderosa Para Proyectos Fructíferos. (Segunda Parte).

July 4, 2009 by Serafin in Relación con Dios. with 2 Comments

En La Primera Parte hablamos de que la Oración es Poderosa y Eficaz y ahora tocaremos el tema que una oración para Proyectos fructíferos necesita ser una oración de fe en acción.

No basta con presentar nuestros planes a Dios. Pensamos: “Bueno, ya le presenté el proyecto, Él verá”. Si usted le presentó su proyecto a Dios, lo siguiente, es tener su fe en acción, hacer cosas que vayan encaminadas a la realización de ese proyecto. Hagamos lo posible porque Dios hace lo imposible.
Ya han pasado tres años y medio sin lluvia. Elías es instado por Dios a volver a orar para que llueva y la Biblia dice que volvió a orar.
El secreto de una oración en acción es la perseverancia.
Esto es muy importante, porque según Santiago 5:17-18:
“Elías era un hombre con debilidades como las nuestras. Con fervor oró que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y medio.
Volvió a orar, y el cielo dio su lluvia y la tierra produjo sus frutos”.
Creemos que una “oracioncita” basta, pero en realidad el secreto de una oración en acción es la perseverancia. Elías decidió orar y no dejar de hacerlo hasta que lloviera.
En nuestras vidas a veces necesitamos que escampe o que llueva, somos los que controlamos el clima, a través de la oración. No podemos decirle a Dios lo que debe hacer:
“Señor, aquí le traigo esto y hágalo. Si usted no hace nada yo entiendo que usted no quiere”.
Si nuestra petición es un empleo, ahora debemos enviar la hoja de vida. A Elías no le faltó la fe que da vida a los sueños.
La inmediatez es la enemiga y la respuesta a la oración no viene del  microondas. Con Dios no es así. Algunas cosas con Él son ya y otras cosas son más allá.
Usted puede controlar el clima de su oración.

“Después de un largo tiempo, en el tercer año, la palabra del Señor vino a Elías y le dio este mensaje: “Ve y preséntate ante Acab, que voy a enviar lluvia sobre la tierra”. Así que Elías se puso en camino para presentarse ante Acab”.
1Reyes18:1-2
Observe que han pasado tres años y medio. Elías va donde Acab y este rey no podía creer cómo Dios oía a ese a quienél consideraba un loco y no a él que era el rey porque, a propósito, Elías se vestía muy raro, con piel de camello y comía langostas, comida un tanto extraña.
No obstante, a los tres años y me- dio Dios vuelve a llamar a Elías y lo pone en acción. “Entonces, Elías le dijo a Acab: “Anda a tu casa y come y bebe porque ya se oye el ruido de un tormentoso aguacero”.     1Reyes18:41
La tierra se había secado, estaba cuarteada, todo era polvo en ese país, pero Dios tiene una respuesta a través de las oraciones, cuando se pide conforme a su voluntad. Las cosas se dan y Elías no ha terminado de orar, es más, no ha iniciado su oración y ya le ha informado a Acab.
Parece decirle: Ahora verás cómo va a llover. Es más, vete a comer a tu casa y a beber porque ya se oye el ruido de la tormenta. La oración es fe en acción, es hablar como si las cosas ya se hubieran cumplido.
Acab se fue a comer y a beber, porque hay personas que tienen el fuego de la oración por un tiempo, por unos meses, quizás por unos años, pero de pronto, frenan en seco y no vuelven a orar. Acab es esa clase de creyente.
A pesar de ser del pueblo de Dios, sólo se dedican a comer y a beber, es decir, comen para vivir y viven para comer, aunque son y están en el pueblo de Dios. Sólo están en el pueblo de Dios para comer y beber, pero nada que ver con lo espiritual. Es más, tuvieron lluvias durante un tiempo, sus graneros y sus ganados se multiplicaron y, en ese momento, bajaron el ritmo de la oración.
Recuerde, lo que usted gana en oración lo tiene que conservar en oración.
El diablo espera que Dios lo prospere y cuando usted empieza a bajar la guardia porque está en la abundancia, ataca. Elías controla el clima, Acab vive según el clima.
Acab no oró, él tenía gente que oraba por él, como aquellos que buscan a creyentes y les dicen: “Ven y ora por mi”. Evitemos ser esa clase de creyentes.
Salgamos de la corriente de Acab que puede ver ocurrir milagros pero no puede provocarlos.
“Acab se fue a comer y a beber pero… (Esta palabra indica “en cambio”), Elías subió a la cumbre del Carmelo, (que significa lugar fructífero) se inclinó hasta el suelo y puso el rostro entre las rodillas”. 1Reyes18:42
La oración es fe en acción.

El monte Carmelo es un lugar geográfico, pero pensemos en un lugar espiritual. Un lugar espiritual que usted puede tener en la ducha, en su cuarto, en el metro, en el vehículo. Para que usted, al subir a la cumbre de Dios a través de la oración,
tenga respuestas fructíferas.
Acab se va a comer y a beber, porque nada de espiritualidad hay en él, Elías, por su oración, sube a la cumbre de Dios y dice que se inclinó hasta el suelo y puso el rostro entre las rodillas.
Emociona saber que la oración cambia vidas, empresas, iglesias, matrimonios, estados de salud, la oración al Dios de Israel que todo lo puede, porque la Palabra dice que “la oración del justo es poderosa y eficaz” (Santiago. 5:16b). Por el contrario, la falta de oración seca la tierra, permite que las enfermedades vengan, permite que matrimonios fracasen.
Recuerde los momentos en los que usted oraba, oraba y oraba.
Recuerde sus madrugadas o sus desvelos orando, recuerde cada vez que con fervor se tomaba de la mano para orar dándole gracias a Dios por los alimentos que Él había dado. Recuerde los momentos en los que no tenía y oró para que hubiese y
ahora hay y, tal vez, esté bajando la guardia.
Los proyectos que presentemos en oración, deben ser regados con oración durante todo el año y durante los años venideros, los debemos seguir rociando con oración porque no estamos presentando unos proyectos a ver si Dios, en su ruleta universal, le apunta al de nosotros y entonces nos ganamos la lotería celestial. Oremos con fervor y con perseverancia.

Seguiremos  en la Tercera Parte de Este Tema.
Que Dios te siga llenando de su paz.

John Freedy y Ruth Betancurt.

Tagged , , ,

2 Comments

  1. carmenJul 5, 2009 at 11:42 am

    por favor enseñeme a orar espero su respuesta

  2. MarciaFeb 15, 2013 at 5:52 am

    Oh Dios quisiera tener aquella grande fe que mueve montañas, más no quisiera pasar por el valle de sombra, para alcanzar lo que mi alma anhela. Queremos fe pero no estamos muchas veces dispuesto a pagar el precio de aquella fe, porque para tener fe hay que pasar por la prueba para alcanzar esa fe, aquella paciencia que ciertamente escaséa de nosotros, porque somos afanados, queremos que Dios haga y ¡ya!
    Señor Jesús, en este día está mi esperanza, hoy, y no mañana, solo hoy tiene que ser que venga aquella lluvia de bendición y moje mi resecha tierra, dame oh Dios aquel rocío de Tu Santo Espíritu, y ayudame a pasar para tomar aquella tierra prometida, para tomar aquella bendición que usted me dijo que me daría, Señor Jesús espero solo En Ti. Amen y amen

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*