Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Hoy…Quiero recibir El Regalo de Salvaciòn.

“Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”  Romanos 5:8.

Recientemente oí una historia interesante sobre 300 pescadores quienes repentinamente se encontraron sobre un témpano de hielo flotante.  Ellos no podían salir de ese témpano porque era como una isla flotante  Cuando los helicópteros llegaron para rescatarlos, solo 100 abordaron  el helicóptero de la seguridad.  Los otros 200 rehusaron ser rescatados, porque la pesca era óptima.

He pensado que esta historia es un microcosmos de la realidad de este mundo.  Por cada 100 personas que aceptan el perdón de Dios  y el regalo gratis de salvación mediante la fe en Su hijo, Jesucristo, hay 200 personas quien realmente saben qué eso es lo mejor para ellos, pero rehusan ser rescatado por Dios, obstinadamente eligiendo en el camino de una pesca asombrosa de su personalidad o de ofertas baratas de este mundo.

No hay ninguna equivocación en él por qué Jesús se refirió a nosotros llamándonos ovejas, ya que las ovejas son animales apocados, con poco ingenio, fácilmente conducidos y desviados y completamente perdidos sin la presencia constante de nuestro dueño.  Sin embargo la Biblia me presenta al único Dios quién mostró su amor para conmigo, amor incondicional a pesar de mis muchos pecados y deficiencias.

El omnipotente Dios me rescató enviado a su hijo, cuando ya yo estaba muerto en mis delitos y pecados para darme salvación.   No quiero rehusar ese regalo hoy, no quiero ser como aquellos 200 pescadores que rehusaron ser rescatados porque donde estaban había la posibilidad de una gran pesca.  Pero de que sirve una gran pesca si no puedo salir de donde estoy luego de la gran pesca?

Hoy quiero valorar más lo que Dios ha hecho por mi, enviando a su hijo que lo que el mundo me pueda  ofrecer si después ni siquiera podré salir de donde estoy.   Hoy es el día de salvación, hoy es el día aceptable y quiero volverme a Dios y aceptar el hermoso y gran regalo de redención que extiende para mi.

Señor, Gracias por darme la Salvación como un regalo de amor de tu mano.  Amén.

Dr. Serafìn Contreras Galeano.

www.serafincontreras.com