Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Será Salva Toda Mi Casa.

Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Hechos 16:31.
Estas palabras dirigidas a un hombre que había puesto su espada al cuello son también el Evangelio para mí.
Esto mismo es lo que me convendría si estuviera moribundo, y en verdad es lo que necesito mientras viva.
Aparto la vista de mí mismo, de mi pecado, de toda idea de méritos personales,
y confío en el Señor Jesús como el Salvador que Dios me ha dado.
Creo en Él, descanso en Él y le acepto enteramente. Señor, soy salvo y lo seré por toda la eternidad, porque creo en Jesús.
¡Bendito sea su santo nombre!
Manifieste yo cada día con mi vida que soy salvo del egoísmo, del amor al mundo y de
todo pecado.
Por lo que se refiere a la última palabra «casa»: Señor, no quiero irme con una promesa a medias, ya que Tú me la das completa.
Te ruego que salves a toda costa mi familia.
Salva a los más cercanos y queridos; convierte a los hijos y nietos si los tuviere, sé benigno a mis criados y a cuantos viven bajo mi techo o que trabajan bajo mis órdenes.
Tú me haces esta promesa a mí personalmente, si creo en el Señor Jesús; te ruego que obres conforme a tu palabra.
Quisiera repasar todos los días en mis oraciones los nombres de mis hermanos y hermanas, padres, hijos, amigos, parientes, criados, y no darte descanso hasta que sea
cumplida esta palabra «y tu casa».
Hoy se que podría hacerse real esta promesa.
Gracias Señor, I familia no escapa de tu misericordia y gracia y en tu tiempo harás la obra. Lo creo. Amén.
Charles Spurgeon.
Libro De Cheques Del Banco De La Fe.