Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Hoy…Mi Arrepentimiento Va Tomado De La Mano Con Cambio.

Él me ha vestido de ropas de salvación, me ha envuelto en manto de justicia. — Isaías 61:10.
Esta es la razón por la cual el arrepentimiento es tan útil en nuestro caminar con el Señor, y por la que el enemigo de tu corazón quiere desanimarte para que no te arrepientas.
El arrepentimiento y el cambio van de la mano; entre más nos arrepintamos de actitudes y com-
portamientos malos, más cambiarán.
El proceso no siempre es instantáneo. En otras palabras, la auto-lástima o la codicia que reconozcas y por las que te arrepientas hoy, pueden presentarse también mañana, y al siguiente día y al siguiente.
Cuando continúas arrepintiéndote, vez tras vez, se puede sentir casi como hipocresía: — “Continúo cometiendo exactamente el mismo pecado por el que me arrepentí ayer (o hace unos momentos)”.

Sintiendo culpabilidad por tu pecado y por tu hipocresía estarás tentado a dejar de arrepentirte; por lo menos entonces sólo tendrás que sentirte culpable por tu pecado.
Aquí es cuando debemos dejarnos motivar por Jesús para seguir arrepintiéndonos, poniendo nuestra confianza en lo que Dios puede hacer por nosotros, no en lo que podemos lograr por nosotros mismos.
El evangelio es un mensaje increíblemente simple: En cualquier momento y cada vez que te des
cuenta de que estás haciendo algo mal y lo confieses al Señor, Él te perdona. Absolutamente.  Sin cuestionamientos o dudas.
Aunque Él te dice “no peques más” , no insiste en que le asegures que nunca más harás esa maldad. De hecho, puesto que conoce tu futuro, sabe que cometerás el pecado otra vez, tal y como Jesús le dijo a Pedro que lo haría, aun cuando tu sinceridad honesta quiere afirmar que siempre permanecerás fiel y dedicado .
Jesús perdonó a Pedro y Él nos perdona. Absolutamente. Sin cuestionamientos o dudas.
Jesús nos dijo que perdonáramos a nuestros semejantes por cualquiera y por todas las ofensas que cometan en nuestra contra, no sólo una vez o dos, sino una y otra vez.  SI el lo dijo es porque él esta dispuesto a hacerlo con nosotros también. Eso no significa que voy a vivir licenciosamente, sino al contrario su misericordia me transforma.
Hoy entiendo que arrepentimiento va tomado de la mano con cambio y el cambio me lo quiere dar el Señor.
Señor gracias porque eres tú el que cambias mi vida. A ti llego humillado y arrepentido. Amén.
Dr. Daniel A. Brown.
Disfrute Tu Diario Vivir.