Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Cantaré A Quien Me ha Consolado.

Cantaré A Quién Me Ha Consolado

 

Cantad alabanzas, oh cielos, y alégrate, tierra; y prorrumpid en alabanzas, oh montes, porque el Señor ha consolado a su pueblo, y de sus pobres tendrá misericordia. Isaías 49:13.

 
Tan dulces son las consolaciones del Señor, que no sólo pueden celebrarlas los creyentes, sino también los cielos y la tierra pueden acompañar este cántico de alabanza.
Difícil cosa es hacer cantar a un monte, y sin embargo, el profeta invita a hacerlo a un verdadero coro de montañas.

 
Quiere que el Líbano y el Sirión, los altos montes de Basan y Moab canten al unísono a causa de las bendiciones de que ha sido objeto Sión.
¿No podemos hacer nosotros que las montañas de dificultades, de pruebas, preocupaciones y trabajo sean tantas ocasiones para bendecir a nuestro Dios? «¡Prorrumpid en alabanzas, oh montes!»

 
La promesa de que Dios tendrá misericordia de los miserables lleva consigo un alegre voltear de campanas.
Escucha su música: «¡Cantad!» «¡Alégrate!»
«¡Prorrumpid en alabanzas!»

 
El Señor quiere que su pueblo sea feliz a causa de su amor inagotable.
No quiere que andemos tristes y vacilantes.
De nosotros pide adoración de creyentes.

 
No puede desampararnos, ¿por qué suspiramos y estamos malhumorados como si
en efecto nos abandonara?
¡Danos, Señor, arpas afinadas, y voz de querubines para cantar alborozados delante de tu trono!

 
Hoy elevaré mis cantos de alabanzas a aquel que me ha amado hasta el fin.
Señor, te adoro y te exalto en este día con todo mi corazón. Tú me has consolado. Amén.

 
Charles Spurgeon.
Libro de Cheques Del Banco De La Fe.