Suscríbete al Boletin de Serafin
Compartir en Facebook

Ingresa su información para enviarte mi Boletín Semanal GRATUITAMENTE.





Síganos en las redes sociales!

Oración Para Proyectos Fructíferos. (Cuarta Parte).

Oración Para Proyectos Fructíferos.

Orar por proyectos fructíferos es todo un reto y desafío.  Recordemos el caso del milagro del hombre paralítico a la entrada del templo.

Usted debe entender la magnitud de este milagro: Este hombre no había caminado en más de cuarenta años. ¿Cree usted que después de esa experiencia puede alguien seguir pidiendo limosna? El corazón humano es tan perverso que alguno puede protestar diciendo ¿Para qué me sanó si era de esto que yo vivía? Créame, algunas personas cuando reciben algo que no estaban pidiendo se enojan con Dios y con sus representantes. Se hace tanto énfasis en lo que Dios no nos ha respondido, que se nos olvida darle gracias por lo que se nos dio ya.

Este hombre nos da una lección diferente.

“De un salto se puso en pie y comenzó a caminar. Luego entró con ellos en el templo con sus propios pies, saltando y alabando a Dios”. Hechos 3:8

Se den los resultados que esperamos o no, debemos alabar a Dios. No alcanzará la eternidad completa para alabar a Dios. Necesitamos entender que es necesario alabar a Dios. Es muy importante porque Dios se deleita en la alabanza de su pueblo.

Todo el pueblo lo vio caminar y alabar a Dios públicamente, se llenaron de admiración y asombro por lo que le había ocurrido… ¿Qué sentían primero por el hombre? Lástima.

¿Esto les permitía alabar a Dios? No. ¿Qué clase de testimonio somos para la gente? ¿La gente se llena de admiración y asombro dándole la gloria a Dios por los cambios en nuestras vidas?

Este hombre se levantó y entró con ellos al templo saltando y alabando a Dios. Cuando Dios hace algo en usted ¿en quién pone los ojos?, ¿a quién le da la gloria y la alabanza?

La gloria es para Dios, esa es la cuarta clave.

Seguiremos en la Quinta y Última Parte de Este Tema hablaremos sobre Cambiar Las Circunstancias .

Que Dios te siga llenando de su paz.

John Freddy y Ruth Betancurt.